El producto oriental por excelencia es una de las bebidas más extendidas y populares del mundo. Y aquí te mostramos una selección de los mejores que puedes adquirir.

  El té se descubrió y empleó por primera vez en China sobre el año 250 a.C. y desde entonces su consumo y producción no ha hecho más que extenderse por todo el mundo. De hecho, es la bebida más popular después del agua y el café. Proviene principalmente de China, India, Japón, Sri Lanka o Nepal, y de allí tenemos los mejores y más caros tés que podemos encontrar, todos ellos rodeados de maravillosas leyendas orientales sobre su descubrimiento.

Tieguanyin
Como no podía ser de otra manera, el té más selecto y caro del mundo proviene del país que lo descubrió, China, aunque también se produce en Taiwán. Es una variedad del té oolong (también llamado té azul). En concreto, el tieguanyin, tiene similitudes además con los tés verdes, con unos delicados aromas florales. Tiene un fantástico precio de unos 3.000 dólares por kilogramo. Lo bueno es que una hoja puede ser usada una media de siete veces hasta que pierde el sabor. Al menos así se amortiza un poco más.
Da Hong Pao
También un té proveniente de China, e igualmente es una variedad del oolong. Mucho más ‘asequible’ que el anterior, unos 1.000 dólares por kilogramo, tiene un tono acaramelado y un ligero sabor a cacao, dejando al final un sabor dulce en el paladar. Según la leyenda, este té curó a la madre enferma de un emperador de la dinastía Ming. El hijo, en agradecimiento, se ocupó de que los árboles no murieran de frío durante el invierno y los tapó con una fina tela roja, por eso los lugareños comenzaron a llamarlo Da Hong Pao, ‘Gran Capa Roja’. Una advertencia: hay que tener cuidado con las imitaciones en el mercado de este té, que son muchas.
Gyokuro
El gyokuro es una variedad de té verde originario de Japón. Se cosecha una vez al año, durante la primavera, y también es conocido como la ‘joya de rocío’. No es especialmente barato, pero al menos asequible (se vende por unos 65 dólares los 100 gramos). Se trata del té más exquisito y refinado de Japón, y su precio se debe al alto coste de su cultivo.
La cuestión es, ¿cuánto estás dispuesto a pagar por una taza de té?