Frozen-Watermelon-Daiquiri
Una tendencia que el pasado verano llegó y se espera que ya en las próximas vacaciones de Semana Santa sea algo generalizado es de lo que vamos a hablar hoy y es de  los Cóctel con textura Frozen.

Seguro que en más de una de esas terrazas de moda os habéis encontrado con una carta de cócteles donde se anunciaban mojitos, margaritas y daiquiris con el apellido frozen a su lado. ¿Y qué es eso del frozen?. Pues bien, aunque muchos lo hayáis escuchado por primera vez en el chiringuitos donde fuisteis a veranear este pasado verano, lo cierto es que no se trata de nada nuevo. Ernest Hemingway ya disfrutaba de los Daiquiris frozen en las décadas de 1930 y 1940 en el bar La Floridita de Cuba. De hecho en este establecimiento existe un tipo de daiquiri creado en su honor que se sirve en forma de frozen: el Hemingway’s Special Daiquiri, también conocido como Papa Doble.
 
Si no es algo tan reciente, ¿por qué parece que es la última moda en las terrazas o a pie de playa? Bueno, quizás se deba a que, como siempre sucede en temas de coctelería, primero se introducen los temas y después las variaciones. Es decir, que primero llegaron los mojitos y los daiquiris a las cartas de bares, pubs y terrazas, más tarde comenzaron a diversificarse hacia los mojitos y daiquiris de sabores con frutas y, ahora, le ha tocado el turno a los mojitos y daiquiris frozen.
 
Una vez aclarado de dónde viene, vayamos al siguiente punto: ¿qué es eso del frozen? Un cóctel frozen es un cóctel exactamente igual que su versión original, pero con la peculiaridad de que tiene una textura distinta que le acerca al granizado. Para elaborarlo se necesitan dos elementos indispensables: por un lado una licuadora y, por otro, hielo. De lo que se trata es de mezclar todos los ingredientes del cóctel junto con el hielo en la licuadora a una velocidad que no sea muy alta, para que éste se rompa poco a poco y vaya fusionándose con el líquido. Así se consigue una textura helada y cremosa sin que el hielo llegue a diluirse por completo. Lo ideal es que quede molido en fragmentos tan pequeños como granos de arena.
 
Cada barman tiene su estilo de elaborar cócteles frozen en lo que al uso del hielo, tiempo y velocidad de molido del mismo y presentación del cóctel se refiere, aunque existen tres reglas que es conveniente tener muy presentes antes de darle al botón en la licuadora:
 
1.- Jamás utilices agua de grifo para el hielo: La clave de un frozen está en el hielo, y utilizar uno de mala calidad es tener el 100% de probabilidades de arruinar el cóctel.
 
2.- Mejor hielo picado que en cubos: Utiliza hielo picado o en trozos pequeños antes que en cubos. Cuanto más grande sea, más difícil será conseguir la textura ideal.
 
3.- No escatimes con el hielo: Se necesita una cantidad abundante de hielo para conseguir ese punto de textura frozen en la licuadora; aproximadamente un 30% más de hielo que de ingredientes líquidos.