1000 dólares por el café extraído de las heces de elefante

Café Marfil Negro es el nombre que recibe el exclusivo café que se extrae de las heces de los elefantes tailandeses de la reserva Golden Tirangle en el complejo hotelero Anantara de Tailandia, Resorts y Spas.
 
Dicen que el Marfil Negro es uno de los cafés más caros y más sabrosos del mundo. 1100 dólares es el precio que alcanza por kilogramo este brebaje que consigue su sabor gracias a que es digerido por el tracto intestinal de los elefantes tailandeses.
 
 
A pesar del posible asco que pueda suscitar, el Café Marfil Negro no es el primer café que consigue su fama y su sabor gracias a la digestión del mismo por un animal. El Kopi Luwak o café de civeta es el café obtenido de los granos ingeridos por un mamífero carnívoro, la Civeta de palmera asiática, y cuyo precio alcanza los 600 dólares por Kilo.
 
Conseguir el café más caro o el más delicioso es una tarea a la que muchos expertos del sector y empresarios dedican mucho tiempo. Lo cierto es que la industria del café mueve millones de euros en todo el mundo y es un sector estratégico en la economía de países como Colombia o regiones como Centroamérica.
 
 
Seguramente, los 1100 dólares que cuesta este exclusivo café no lo vayan a convertir en el café más vendido del mundo, pero según sus productores el Café Marfil Negro puede que sea el más rico.
 
Los informes científicos y de calidad sobre el Marfil Negro revelan que durante la digestión de los frutos de la planta del café las enzimas del tracto digestivo rompen parte de las proteínas de los granos de café, factor responsable de al amargura del mismo.
Además del proceso de digestión animal, el proceso para crear este café nace en el momento de la selección de los mejores frutos de las mejores plantas de café de la reserva Golden Triangle, en Tailandia.
 
Aquellos que lo han probado resaltan su delicadeza , su punto óptimo de amargor y un especial sabor que está motivado por el resto de alimentos, como plátanos o caña de azúcar, que comen estos elefantes Tailandeses.
 
Por raro o asqueroso que pudiera parecer, los responsables del Café Marfil Negro aseguran que el proceso que siguen los granos en el aparato digestivo de los animales  equivale a un cuidado tueste a fuego lento.