Diez ocasiones para tomar un Vino Rosado

Una selección de momentos ideales para elegir y disfrutar de un buen vino rosado…
Con la primavera y el calor, comienzan a consumirse vinos más ligeros, frescos y afrutados. Se trata de un buen momento para decidirse por un buen vino rosado, una opción menos potente que el tinto, que en época de calor puede resultar una mejor alternativa para acompañar comidas más ligeras típicas de la estación.
Debido a la ambigüedad de este tipo de vinos y a la forma en que esté elaborado, este tipo de vino admite un sinfín de combinaciones gastronómicas, un vino rosado muy concentrado servido a una temperatura de 10ºC puede acompañar perfectamente carnes, pero también puede ser ideal para ensaladas y pescados si se trata de un vino rosado ligero y servido bien frío (5ºC).
Sin embargo quizá la mejor manera de maridar el vino rosado sea en función del momento. Te presentamos a continuación una selección de momentos ideales para elegir y disfrutar de un buen vino rosado:
  • 1. Cuando ella pide pescado o él carne (o viceversa).
  • 2. Cuando un vino tinto te parece demasiado pesado.
  • 3. Con el almuerzo ligero: patés. quesos suaves, pescados a la plancha, pasta.
  • 4. En días cálidos y soleados, en lugar de “cerveza” prueba pedir un vino rosado bien frío.
  • 5. Para sacar a tus hijos, compañeros, amigos (¿o a ti mismo?) del hábito del refresco de cola.
  • 6. Con el desayuno de cazador o excursionista del domingo, o con platos con huevo.
  • 7. Para celebrar la llegada de la primavera o el verano.
  • 8. Con jamón cocido o ahumado y otros platos de cerdo.
  • 9. En esos momentos en los que le pondrías hielo al vino tinto.
  • 10. Para acentuar el día de los enamorados (o cualquier otra ocasión romántica).