La bebida más foodie para el frío: chocolate caliente con vino tinto

vino-chocolate-1.jpg

Qué es un foodie y por qué comen cosas raras

Los autodenominados foodie ya han elegido la bebida que les va a calentar en las frías noches de invierno. Y no, no es un vodka o cualquier otro destilado (pero eso sí, lleva alcohol). Estas Navidades, los descubridores de nuevas experiencias gastronómicas se han adscrito al vino tinto con chocolate caliente.

Por raro que parezca, no es la primera vez que esta fauna gourmet se enamoran de esta particular combinación de ingredientes. De hecho, una de las últimas tendencias culinarias de estos exploradores de sabores ha sido las tabletas de cacao y vino ‘California love’ de Compartés.

Para preparar un buen chocolate con vino, el recomendable blog de gastronomía cocinillas.es recomienda usar 300 ml de leche, 150 gramos de chocolate negro troceado, una cucharada de cacao en polvo, 150 ml de vino tinto, y nata montada y canela para decorar.

Lo primero es fundir el chocolate con la leche y el cacao en polvo. Una vez se tenga una disolución uniforme se añade el vino, se espera hasta que hierva y se retira. Finalmente se decora con la nata y canela al gusto. El resultado parece delicioso, y seguro es la perfecta merienda para cualquiera, sea foodie o no. Sin embargo, habría que apuntar que esta nueva tendencia culinaria de postres con vino es ‘más vieja que la tana’.

Muchos abuelos gallegos que hoy suman más de ochenta y noventa años es seguro que les venga a la cabeza las inolvidables meriendas infantiles de sopas de cabalo cansado. En tiempos de posguerra, con el estómago vacío y agujeros en el bolsillo, los más jóvenes disfrutaban como auténticos niños con las meriendas de miga de pan de ayer, o anteayer, mojadas en vino con azúcar.

También y más antiguas, son las torrijas con vino tinto típicas de la cuaresma y la Semana Santa. O el Glühwein, el vino caliente especiado que es muy habitual en los pueblos germanos durante el periodo de Adviento, correspondiente con el final de noviembre y diciembre.

Así que y como dice el Villancico  La Marimonera: Esta noche es nochebuena, y mañana navidad, saca la bota María -chocolate con vino- que me quiero emborrachar.

FUENTE: ELECONOMISTA.ES

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =